¡Lo encontró! Después de años sin saber de él, la sonda Rosetta encontró a su amigo Philae. Esta es la historia.

pictoline